BENEFICIO QUE LA PRACTICA DE LAS ARTES MARCIALES PRODUCEN EN EL ORGANISMO HUMANO (Segunda entrega)

APARATO LOCOMOTOR:

 Constituido como unidad funcional por una estructura ósea y cartilaginoso (esqueleto), que como elemento estático representa el armazón en el que están ubicados todos los demás órganos del cuerpo humano: sistema nervioso central (S.N.C.) y periférico, órganos de los sentidos (vista, olfato, etc.), vísceras, vasos, glándulas y sus contenidos líquidos: sangre, linfa, etc.

Su motilidad y, en síntesis, su capacidad funcional viene determinada por la acción de los diferentes conjuntos de masas musculares, activadas por impulsos nerviosos producidos en el sistema nervioso. Dichos músculos, merced a unos elementos intermediarios: ligamentos y tendones, y en acción conjunta con el sistema de las distintas articulaciones, permiten al individuo ejercer su capacidad de deambulación y llevar a efecto todas aquellas acciones volitivas que desee. Este conjunto confiere al sujeto una gama de posibilidades de movimientos casi infinitos, dentro de unos limites fisiológicos, que van desde el imperceptible parpadeo hasta la amplia rotación de la articulación del hombro (escápulo-humeral) y desde la aplicación de una fuerza de una décima de gramo hasta un máximo de 150 kg de potencia.

 La aplicación de estas diversas funciones a través de la acción muscular puede llevarse a cabo según dos tipos de contracción: isométrica o isotónica (Contracción isométrica: Sin desplazamiento ni alargamiento de la fibra muscular Contracción isotómica: con desplazamiento y alargamiento de la fibra muscular), cuya diferenciación tendrá capital importancia desde el punto de vista de la aplicación y especialidad de la fuerza empleada y una posible repercusión sobre el desarrollo y condicionamiento fisiológico del organismo estudiado.

 En la edad infantil y adolescencia se debe poner la máxima atención al realizar la elección de ejercicio o práctica deportiva a desarrollar. Ello viene en función de que los elementos esqueléticos en esas edades, si bien están dotados de una gran capacidad de flexibilidad, hasta tal punto que en los huesos largos en caso de producirse una fractura generalmente lo harán según la forma denominada “en tallo verde”, esto es, sin llegar a romper totalmente la estructura ósea y sin separación de fragmentos. Pero aún no tienen osificados sus puntos de crecimiento (cartílagos de conjunción), por lo cual debe evitarse cualquier tipo de actividad física o práctica deportiva que conlleve una sobrecarga o limitación sobre ese esqueleto en formación: columna vertebral, extremidades, etc., lo que produciría alteraciones de desarrollo o anomalías viciosas permanentes. Como ejemplo máximo de dichas alteraciones provocadas en el desarrollo humano podríamos citar la costumbre oriental mantenida durante siglos de vendar los pies a las niñas a fin de evitar su natural crecimiento, por absurdos motivos estéticos de la época, con lo que se determinaban en ellas, unos pies disfuncionales, auténticos muñones incapaces de cualquier acción normal.

 Sin necesidad de recurrir a ejemplos tan excepcionales e incluso en organismos ya desarrollados, son características las deformidades unilaterales que se producen en: arqueros, tenistas, etc., no ya sólo en naturales hipertrofias musculares, sino también en la longitud total del miembro superior por elongaciones tendinosas y laxitudes articulares.

 Asimismo, la práctica de ciertos deportes determina indefectiblemente alteraciones degenerativas, a veces irreversibles en el aparato locomotor, tales como las anomalías demostrables radiológicamente que se producen a los paracaidistas, jinetes de hípica, levantadores de pesas, etc., a nivel de sus cuerpos y apófisis vertebrales, por los repetidos elementos traumáticos a que se ven sometidos continuamente.

 A la vista de todo ello, es obvio que especialmente en ese periodo de formación todos aquellos elementos de trabajo físico que comprometan el normal desarrollo deben ser evitados.

 Las artes marciales cumplen a la perfección en su mayoría con dicho intento, sus técnicas favorecen la contracción-distensión muscular, los esfuerzos se realizan sin contracciones mantenidas y se huye de las acciones isométricas, se trabaja como elemento fundamental la relajación, flexibilidad y extensión máxima de los grupos musculares y articulaciones, etc.

 La eficacia de la técnica, vendrá derivada por la aplicación exacta de un conjunto de fuerzas coordinadas y concentradas en un punto, al máximo de su potencia en un momento dado. Manteniendo al tiempo un equilibrio armónico con el resto del sistema.

 Iniciándose y finalizando dicha acción o conjunto de acciones combinadas en un estado de relajación muscular suficiente, que permita el necesario ahorro de energía, entre cada acción o encadenamiento sucesivo de ellas.

 Por todo ello, dichos ejercicios, atendiendo a su naturaleza y dinámica ejecutiva, no interfieren el normal desarrollo anatómico del sujeto, sino que más bien lo favorecen y potencian.

 Aún será mayor el beneficio que las artes marciales proporcionan al sujeto en cuanto al grado de aprovechamiento funcional articular, a cualquier edad y comparativamente con cualquier otro tipo de deporte. Si bien es cierto que las pequeñas articulaciones de manos y pies, interfalángicas y falángico-metacarpianas y metatarsianas, sufren a veces de forma fortuita o por falta de control impactos que determinan traumatismos lesionales (no obstante, fácilmente evitables por medio de las debidas protecciones).

 Sin embargo, las grandes articulaciones, escápulo-humeral (hombro), codo, rodilla y especialmente la cadera, en función de la rica y variada gama de ejercicios, que realiza los diferentes ángulos de trabajo requeridos para efectuar las distintas técnicas y merced al específico trabajo de entrenamiento de flexibilidad y elasticidad, va a determinar unas cápsulas articulares y ligamentos capaces de dotar al practicante de artes marciales de unas posibilidades funcionales de sus extremidades (principalmente, el miembro inferior) que podemos determinar exacta y matemáticamente en grados de ángulo de mayor aprovechamiento, no ya sólo en el tatami, sino también permitiéndole una mayor agilidad y capacitación para la práctica de cualquier otro deporte o en el desenvolvimiento de su vida cotidiana.

 A su vez, la masa muscular del practicante de artes marciales, independientemente del desarrollo y tonicidad natural resultante del variado y específico trabajo a que se somete, obtiene una calidad de fibra muscular no excesivamente hipertrofiada, con una capacidad de respuesta eficaz y sin las indeseables contracturas habituales que pueden producirse en otras prácticas deportivas, a igualdad de dedicación e intensidad de entrenamiento.

Por todo ello, resumiremos que las artes marciales repercuten beneficiosamente en este apartado óseo-articular y músculo-ligamentoso produciendo:

 1.Una mayor flexibilidad en las estructuras de la columna vertebral y grandes articulaciones, lo que determina la ausencia o incluso desaparición de habituales cuadros dolorosos de cervicalgias: dolores del cuello y nuca; dorsalgias: el “clásico dolor de espalda” sin posible diagnóstico orgánico patológico dentro de la reuma o traumatología, y las típicas lumbalgias: dolor de riñones.

 Frecuentemente influidos o producidos todos estos cuadros por actitudes posturales viciosas, iniciadas desde la infancia en los pupitres escolares y más tarde en lugares de trabajo, oficinas, conduciendo automóviles, etc.

 2. Mayor capacidad funcional general, con un amplio sentido del equilibrio corporal y un alto grado de flexibilidad y elasticidad, lo que determinará mayor agilidad ante cualquier situación que requiera un esfuerzo físico.

BENEFICIO QUE LA PRACTICA DE LAS ARTES MARCIALES PRODUCEN EN EL ORGANISMO HUMANO (Primera entrega)

 

INTRODUCCIÓN

 Ante todo cabe sentar las bases de que como cualquier otro tipo de ejercicio, realizado en forma e intensidad adecuada, sus practicantes obtendrán una serie de ventajas y mejoras comunes a todo entrenamiento fisiológico del organismo.

 Como segunda consideración básica: aun cuando procederemos al análisis individualizado de esos beneficios por sistemas y aparatos, al ser el cuerpo humano un todo indivisible, cualquier mejora o déficit producido en una de sus partes repercutirá de forma inmediata en el conjunto armónico del todo. Reacondicionándose este de forma automática, para suplir o contrarrestar cualquier desviación o anomalía de una de sus partes: principio de adaptación y de la compensación sustitutiva. Sabido es que los ciegos poseen un oído agudísimo y un sentido del tacto extremadamente fino; los parapléjicos o poliomielíticos de miembros inferiores, a lo largo del tiempo desarrollan un especial y superior sentido del equilibrio y fortaleza del tronco y extremidades superiores, etc…

 Igualmente al examinar las posibles repercusiones que la práctica de las artes marciales conllevan, deberemos atender a la edad del practicante y al momento circunstancial de su desarrollo evolutivo vital y cronológico.

 A grandes rasgos podríamos dividirlo en dos grandes períodos, subdivididos a su vez en dos apartados en función de la edad. Con ligeras diferencias según el sexo y las características personales de cada sujeto: Constitución, hábitos, patología previa, tipo de vida, etc.

 I. Primario                          1. Niñez (6 a 10 años).

                                             2. Adolescencia (11 a 18años).

II. Secundario                    3. Juventud (19 a 30/35 años).

                                            4 Madurez (35 años en adelante).

 Durante estas fases, la respuesta fisiológica ante parecidos estímulos será distinta a cualquier nivel considerado, independientemente de que la motivación personal y las rutinas de trabajo tendrán en cada época su indicación concreta.

 Podemos destacar tres aspectos en los que incidiran positiva o negativamente la práctica del deporte -y concretamente de las artes marciales-, según la época de la vida del sujeto considerada: niñez, adolescencia, juventud y madurez.

 A) En cuanto a su desarrollo eminentemente somático.

B) En su componente psicológico. Con fenómenos de adaptación y asimilación ante la nueva situación en que el sujeto se desenvuelve.

C) Considerando su vida de relación y comunicación, en forma de respuesta con su entorno, en función del conjunto de experiencias y estímulos adquiridos.

 - En la primera fase (la niñez) y principio de la segunda (adolescencia) tendrán una importancia preponderante el correcto desarrollo somático (esquelético y muscular), debiendo tender a lograr un más perfecto desenvolvimiento de sujeto, evitando cualquier técnica o ejercicio que pudiera comprometer la normal evolución armónica del conjunto.

 - Se sientan las bases de una correcta fisiología del ejercicio, al tiempo que se acostumbra de forma progresiva a superar la fatiga, aprovechando al máximo sus capacidades en esa edad: vivacidad de reflejos, elasticidad, flexibilidad; agilidad, en suma.

 Se corrigen o evitan errores, a veces frecuentes en la infancia: malas coordinaciones motoras, falta de fijeza, etc. Mientras que en el aspecto psíquico, el sujeto -jugando- va adiestrando y fortaleciendo su cuerpo y sentando las bases del aprendizaje de unas técnicas que: memoriza, recuerda y ejecuta de forma lógica y coherente.

 Por tanto, trabaja su mente en función de la memoria, coordinación, imaginación: katas y capacidad decisoria de actuación en un momento dado (sentido de orden y disciplina mental). En el aspecto de convivencia y formación de carácter, las artes marciales le permiten liberarse de una serie de inhibiciones, al facilitarle el trato en un ambiente distinto del medio familiar o académico, que además le ofrece una normativa ética de comportamiento hacia sus compañeros y maestro distinta de lo habitual.

 - En el adolescente estos tres elementos considerados somático, psíquico y de convivencia, experimentan una especial metamorfosis, y si bien persisten de igual modo, su grado de importancia varía; así, el área física una vez finalizado o a punto de finalizar el desarrollo del sujeto, poco o nada varía, como no sea el incrementar su potencia, musculación, capacidad de resistencia, etc.

 - Por contra, los aspectos psicológicos y de comportamiento tienen una gran trascendencia ante los interrogantes y dudas de todo orden que en esa época de la vida se plantean a cualquier individuo. Una sólida formación y un carácter equilibrado van a evitar numerosos problemas de toda índole.

 - La desorientación profesional, la frecuente ruptura generacional con un prematuro deseo de emancipación, las dificultades inherentes a la sociedad actual, unidas a las primeras tomas de contacto con el alcohol, el sexo, etc., son elementos disturbadores con los que el adolescente debe enfrentarse antes o después, los conflictos que dichas circunstancias determinen incidirán, quizá de forma decisiva, en la vida del sujeto y en su integración positiva o no en la sociedad. Por consiguiente, el lograr en esa época de la vida el más alto equilibrio psicofísico -dentro de una línea de comportamiento adecuada-, en una mente habituada al análisis de sus actos y reacciones, es el mejor logro que las artes marciales pueden conferir a sus practicantes.

- Las dos últimas fases consideradas se imbrican un tanto, al igual que sucede con la segunda y tercera (adolescencia-juventud), sus líneas de transición estarán poco marcadas, y así, los beneficios que se derivan para ellas se entremezclan en mayor o menor medida, atendiendo a las características individuales de sujetos concretos.

 - En la juventud plena, las artes marciales ayudarán aún más si cabe a potenciar la capacidad física: muscular, respiratoria, cardiaca, etc. Se perfeccionará su control y aprovechará al máximo sus posibilidades.

 Es la época de la competición. El individuo se mide con sus iguales y se autorrealiza en su práctica total; o bien logra su máxima autoestimación en el perfeccionamiento de su arte.

 - Desde el punto de vista práctico, su entrega al deporte le condiciona ciertas limitaciones positivas hacia ciertos hábitos nocivos: tabaco, alcohol, etc.

 - Psicológicamente e independientemente de los beneficios obtenidos en su andadura hasta este momento, en esta fase alcanza un máximo de seguridad y confianza en sus propias capacidades; esta plenitud suele traducirse en un equilibrio de respuesta frente a situaciones de “stress” de la vida cotidiana, y en sus relaciones humanas.

 En la última fase considerada debemos señalar ante todo la gran diferencia que existe entre aquel grupo de individuos que “de siempre” practicó deporte, y especialmente si fue precisamente algún arte marcial, de aquellas otras personas que llegan por vez primera a un gimnasio. Para estos últimos el gran problema será el derivado de su falta de hábito, la inconstancia y en consecuencia el abandono a corto plazo, casi sin tiempo de poder constatar ni beneficiarse de sus cualidades.

 Por el contrario, para aquel otro grupo ya veterano, el paso del tiempo les condiciona y de alguna forma les impide avandonar la práctica; a través de las artes marciales van a conseguir retrasar -en la medida de lo posible- la acción deteriorante de los años, conservando: su tono muscular, agilidad, sentido del equilibrio, resistencia, etc.

 La camaradería y el trabajo con individuos de otras edades les mantendrán integrados en una vida deportiva, beneficiándose psicológicamente, acudiendo al dojo no sólo a “comprar salud” para sus arterias, obesidad, etc., sino para desintoxicarse de los conflictos domésticos, laborales, profesionales, etc.

 Por último, la experiencia atesorada en sus años de práctica le permitirá obtener, junto con un conjunto de técnicas concretas dentro del arte considerado, algo más importante, que sera la aproximación al conocimiento de sus propias capacidades, limitaciones e identidad; habrá aprendido a “escuchar su propio cuerpo”, sabrá concentrarse, “verá en su interior” y estará capacitado para relajar su mente y liberarse de los altos cotenidos de ansiedad y angustia vital, propios de los tiempos actuales.

(Extractado de la Enciclopedia de las Artes Marciales, España)

 

ENTRENAMIENTO CON PESAS EN ANCIANOS

 dumbells.jpg

El entrenamiento con cargas es algo que desde el desconocimiento no se recomienda nunca a niños, mujeres o personas mayores porque se piensa que podría resultar nocivo. Pero nada más lejos de la realidad, no esta dirigido únicamente para un segmento de la población masculino y joven. De hecho, quien más lo necesita son las personas mayores, las mujeres adultas con menopausia y los niños independientemente de su edad.

Un estudio pionero en nuestro país ha demostrado los beneficios del entrenamiento con pesas en mayores de 90 años. Los ejercicios de potenciación muscular en el tren inferior disminuyen el riesgo de caídas y de las tan problemáticas fracturas.

El estudio se ha realizado por parte de la Universidad Europea de Madrid y con la colaboración del Hospital Gregorio Marañón de Madrid. Es dirigido por el investigador Alejandro Lucía, catedrático de Fisiología del ejercicio de la UEM, junto con el doctor José Antonio Sierra, jefe del servicio de Geriatría del Hospital Gregorio Marañón de Madrid.

En el estudio han participado 40 ancianos con edades comprendidas entre los 90 y los 97 años. Tuvo una duración de 7 meses, durante los cuales los ancianos realizaron ejercicios 3 días a la semana con una duración media de 45 minutos por sesión.

En una sesión tipo realizarían ejercicios sobre bicileta estática a modo de calentamiento y ejercicio cardiovascular seguida de un entrenamiento con cargas basado en un ejercicio en concreto, la prensa de piernas.

Se buscaba ver el efecto del entrenamiento de fuerza principalmente en la musculatura del tren inferior. Este programa de entrenamiento duró 8 semanas, tras las cuales se realizó un mes de desentrenamiento.

Con esta metodología de entrenamiento se pudo conseguir un aumento de fuerza de 10,6 kg de media en cada persona. Esto supone una reducción del número de caidas significativamente menor, con una media de 1,2 caídas menos por persona solo con 8 semanas de entrenamiento 3 veces por semana.

De igual manera, si esta práctica se mantuviera en el tiempo, los beneficios serían significativamente mayores ya que se conseguiría una mejora en el equilibrio y en la capacidad de subir escaleras.

Conforme envejecemos se hace presente el uso de farmacos para la prevención de enfermedades, pero hasta ahora ningún fármaco puede revertir los efectos de la sarcopenia. Esta perdida de masa muscular supone una reducción drástica en la capacidad funcional de las personas mayores.

Por ello es imprescindible la incorporación de este tipo de metodología de trabajo a nuestra vida diaria. Es totalmente viable aumentar la masa muscular incluso en edades tan avanzadas.

 

ARTEFACTOS PARA BAJAR DE PESO EN UN PUNTO ESPECÍFICO

Los productos: Artilugios abdominales, bandas de vinilo “reductoras de cintura”, pantalones cortos para bajar de peso, etc.  Hay todo tipo de productos que aseguran reducir la grasa en algún lugar particularmente vulnerable de su cuerpo.

Lo que se dice: El info-comercial muestra hombres y mujeres delgados y bronceados, con abdominales como rocas, haciendo la presentación del artefacto; enseguida aparecen cuatro personas obesas haciendo esfuerzos indecibles por hacer abdominales en el piso. “No haga ejercicios abdominales pasados de moda acostado”, enuncia el narrador.

La banda de vinilo para la cintura promovida como “el accesorio para mejorar el estado físico más exitoso de la historia” cumple supuestamente con la normatividad para evitar sanciones de los organismos de control, al asegurar que “derrite el exceso de peso por agua” en vez de decir que “derrite el exceso de grasa”. Sin embargo, la implicación es clara: esta banda le reducirá la cintura. es más la banda se anuncia en el sitio web y el catálogo de la compañía bajo la categoría de productos que “queman grasa”

También hay prendas tales como sudaderas en vinilo y caucho sintético que lo hacen sudar a uno como si estuviera bajo un sol calcinante.

Existen igualmente máquinas electrónicas de estimulación muscular, que envían una descarga de electricidad de bajo impulso a músculos cubiertos por electrodos.

Lo que se dice: “Póngase en forma sin sudar. 900 abdominales, 900 flexiones, 900 elevaciones de pierna en una sola sesión. Afirme, fortalezca y tonifique. desarrolle o defina los músculos”. Otros comerciales lo califican como un “concepto de ejercicio muscular revolucionario…que produce los mismos resultados físicos que levantar pesas en un gimnasio. Un suave impulso hace que su músculo se contraiga y se relaje rítmicamente sin que usted tenga que hacer ningún esfuerzo”

La realidad: La única manera de fortalecer los músculos -hasta ahora- es hacer ejercicio. Creemos que la razón por la cual los aparatos de estimulación electrónica son tan populares es que las máquinas de estímulos eléctricos o TENS (sigla en inglés de estimulaciones nerviosas eléctricas transcutáneas) sí tienen usos médicos legítimos: algunos médicos y terapeutas físicos las emplean mitigar el dolor y ayudar en la rehabilitación de ciertas lesiones.

La idea de reducir de tamaño un área en particular es absurda. Es imposible escoger en qué parte del cuerpo se quiere perdr grasa. Los ejercicios abdominales sólo pueden fortalecer las abdominales. Para reducir esa grasa tiene que seguir un programa sensato de nutrición y ejercicios, con lo cual perderá grasa en todo el cuerpo. es probable que parte de la grasa que elimine esté en su cintura.

En cuanto a las bandas de vinilo para colocar alrededor de la cintura y los muslos, en el mejor de los casos este tipo de productos lo hará sudar más, de modo que quizás pierda temporalmente algo de peso por agua, que recuperrará tan pronto baba algo. en el peor de los casos, dan la impresión de que el sudor excesivo es bueno; de hecho, la deshidratación puede causar problemas médicos serios.

Las sudaderas o trajes de vinilo y caucho sintético son aún más peligrosos que la banda de vinilo. De hecho muchas personas han fallecido por su uso en un clima caluroso o por usarlos en un período prolongado. La causa del deceso fue la deshidratción  o una forma de envenamiento de la sangre producida cuando los productos químicos del traje se introducen en la corriente sanguínea. Cuanto más físicamente sea la actividad, más importante resulta usar ropa que permita a la piel respirar.

Extractado  del texto: “El ejercicio, serie…para dummies”

Comentario adicional: Tener cuidado con las bolsas de basura que utilizan como “reductor de grasa”. ¿Sabe qué elementos químicos contienen?

AGUA EN EXCESO, UN PELIGRO

Tras años de decirles a los atletas que tomaran la mayor cantidad de liquido posible para evitar la deshidratación, expertos dicen ahora que beber demasiado durante un ejercicio intenso es peligroso para la salud.
Según ellos, un creciente número de atletas, entre ellos maratonistas y triatlonistas, diluyen severamente su sangre por tomar mucha agua o bebidas hidratantes, lo que hace que se enfermen e incluso corran el peligro de morir.
Una nueva investigación, hecha con atletas que participaron en la Maratón de Boston de 2002 y publicada en el New England Journal Of medicine, confirmó que este problema existe y mostró lo serio que es.

Directo a las células:
El estudio, citado por el New York Times, involucró a 488 maratonistas, a los cuales les fueron tomadas muestras de sangre antes y después de la carrera. El 13 por ciento de ellos (62) presentó hiponatremia, es decir niveles muy bajos de sodio. Tres estuvieron en riesgo de morir por esta causa.
Este problema ha tenido preocupados a médicos y directores de carreras por años. Durante competencias largas el personal de salud empezó a ver cómo atletas se derrumbaban en los puntos de atención, mareados, con náuseas, incoherentes y con la sangre muy diluida. Algunos de ellos, de hecho, murieron en estos sitios.
Marvin Adner, director médico de la Maratón de Boston, explicó que durante el ejercicio intenso los riñones no pueden excretar el exceso de agua.
Como la gente se mantiene bebiendo, el agua sobrante penetra en las células, incluso en las cerebrales, que a0l no contar con espacio para expandirse, presionan el cráneo y pueden comprimir el tallo cerebral, que controla funciones vitales como la respiración.
Tim Noakes, un experto en hiponatremia de la Universidad de Cape Town dijo que este mal puede ser tratado suministrando un pequeño volumen de solución salina altamente concentrada por via intravenosa. Esta saca el agua de las células cerebrales hinchadas. Lo que ocurre es que médicos y trabajadores de la salud con frecuencia creen que se trata de deshidratación y dan fluidos intravenosos, matando algunas veces a los pacientes.

EL SIGNIFICADO DE LA PALABRA OSS

Dedicado a aquellos que llevan años repitiendo esta palabra sin saber qué significa.

La palabra Oss, de origen japonés se ha convertido en la palabra más conocida en el mundo del Karate, entendido y usado entre sus practicantes de diferentes nacionalidades, este término no sólo se utiliza para saludar todos los días, sino también en lugar de expresiones como “Gracias”, “Mucho gusto”, “Adiós”, “Entendido” y “Entiendo”

Debe ser pronunciado del abdomen bajo con una reverencia correctamente ejecutada en señal de respeto, simpatía y confianza a la otra persona.

La palabra Oss es una trascripción fonética, de hecho está escrito con dos caracteres chinos. El primer carácter significa “Empujando”, simbolizando el espíritu de lucha, la importancia del esfuerzo enfrentando todos los obstáculos, alejándolos con una actitud positiva y sin cambio.

El segundo carácter significa “Sufrimiento”, expresa el valor y el espíritu de perseverancia; sufriendo dolores, resistiendo depresión con paciencia y sin darse por vencido, siempre manteniendo el espíritu en alto.

La juventud posee estas cualidades físicas y morales, las cuales permiten cualquier enfrentar cualquier situación, esto define a la juventud; sin embargo serán mantenidas y desarrolladas solamente con esfuerzo persistente diario.

Como seguidamente está dicho “El talento es nada sin esfuerzo”, la palabra llave (clave) Oss se utiliza para recordar este dicho a los jóvenes, para motivarlos a hacer una resolución, transmitirlo de uno a otro y motivarse entre ellos.

La palabra” OSS” no debe ser usada ligeramente.

De aquí en adelante reexamina tu actitud, postura, estado de mente, pronunciación y su armonía; el torso está inclinado con el tronco recto y la quijada está contraída cuando pronuncias la palabra. El movimiento, la respiración y la pronunciación entonces ejecutada contribuyen al llenamiento del abdomen bajo (tanden) con KI y poder.

Si nos referimos a los principios de cuando expresas “OSS”, la respiración y sonido es IN. Aún una forma o un método de respiración que lleva a uno, estar en armonía con el universo, significa (cielo y tierra) (Ying y Yang) (Inyo), son los componentes opuestos (elementos negativos y positivos) que componen nuestro universo.

Texto extraido de Shotokan Del Valle
PUBLICADAS POR SEMPAI EL 5/08/2007 10:33:00 PM

¿PEDALEAR O CORRER?

Bicicleta vs correr

PONERSE EN FORMA
Desarrolla la resistencia en la silla. El ciclismo es un deporte de bajo impacto, así que puedes aguantar más tiempo. Se trata de un entrenamiento de energía sostenida. Correr no mejora la energía tan rápido por una razón: duele. De hecho, hace que tus músculos se dañen. No es de extrañar que los ciclistas aguanten más tiempo.
GANAR MÚSCULO
La potencia en la bici se genera en los glúteos, los cuadriceps y los tendones. Así que aumentará su masa muscular. Haz pesas de tronco para evitar un desequilibrio con la parte superior del cuerpo. No generas masa corriendo, ni siquiera en montaña. De hecho, tienes que estar loco para intentar ganar masa haciendo running. Correr requiere el esfuerzo de todo el cuerpo. ¿Has visto a Schwarzenegger pegarse carrerazas alguna vez? Pues eso.
PERDER PESO
Calorías que pierdes en 30 minutos de bici: unas 330 (dependiendo de tu peso). Después de todo, estás sentado. Si no estás soportando tu propio peso, simplemente no trabajas tanto. Sólo en 30 minutos sobre la cinta quemarás unas 460 calorías (para un peso de 80 kilos). Ten en cuenta que quemarás más si corres sobre terreno irregular, como la arena de la playa.
EVITAR LESIONES
Lesiones cada 1.000 horas: 6Al pedalear, asegúrate de que las piernas no se estiren del todo para minimizar las lesiones. En cuanto a caídas serias, sólo las sufrirás una vez cada 1.450.000 km en bici. Lesiones cada 1.000 horas: 11El impacto del choque comprime las vértebras. Los corredores de maratón encogen un centímetro durante cada carrera.